Nacionales e internacionales

“La paciencia y la tolerancia nos abren las puertas para aceptar al otro tal y como es”.

LA PALABRA CADA DÍA

Viernes, VII Semana. Tiempo Ordinario

loading...

“La paciencia y la tolerancia nos abren las puertas para aceptar al otro tal y como es”

Color: VERDE O BLANCO

25 de febrero del 2022

Se puede hacer la conmemoración del Beato Ciriaco María Sancha y Hervás (Cardenal Sancha)
Primera Lectura: Sant 5, 9-12
Lectura de la Carta del Apóstol Santiago

No se quejen, hermanos, unos de otros, para no ser condenados. Miren que el juez está ya a la puerta. Tomen, hermanos, como ejemplo de sufrimiento y de paciencia a los profetas, que hablaron en nombre del Señor. Llamamos dichosos a los que tuvieron constancia. Han oído ponderar la paciencia de Job y conocen el fin que le otorgó el Señor. Porque el Señor es compasivo y misericordioso.
Pero, ante todo, hermanos míos, no juren ni por el cielo ni por la tierra, ni pronuncien ningún otro juramento; su sí sea un sí y su no un no para no exponerlos a ser juzgados.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial: 102,1-2.3-4.8-9.11-12
R/. El Señor es compasivo y misericordioso

Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios. R/.
Él perdona todas tus culpas, y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura. R/.
El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; no está siempre acusando ni guarda rencor perpetuo. R/.
Como se levanta el cielo sobre la tierra, se levanta su bondad sobre sus fieles; como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. R/.

Evangelio: Mc 10, 1-12
Lectura del Santo Evangelio según San Marcos

En aquel tiempo, Jesús se marchó a Judea y a Transjordania; otra vez se le fue reuniendo gente por el camino, y según costumbre les enseñaba. Se acercaron unos fariseos y le preguntaron para ponerlo a prueba: ¿Le es lícito a un hombre divorciarse de su mujer?
Él les replicó: ¿Qué les ha mandado Moisés? Contestaron: Moisés permitió divorciarse, dándole a la mujer un acta de repudio. Jesús les dijo: Por su terquedad dejó escrito Moisés este precepto. Al principio de la creación Dios los creó hombre y mujer. Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, se unirá a su mujer y serán los dos una sola carne. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre.
En casa, los discípulos volvieron a preguntarle sobre lo mismo. Él les dijo: Si uno se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra la primera. Y si ella se divorcia de su marido y se casa con otro, comete adulterio.

Palabra del Señor


“La paciencia y la tolerancia nos abren las puertas para aceptar al otro tal y como es”

La primera lectura (Sant 5, 9-12) nos habla de la paciencia y la tolerancia que debemos tener los unos con los otros. La convivencia humana es generadora de un sinnúmero de sentimientos positivos y de acciones buenas, pero también la convivencia puede generar altercados, conflictos y malentendidos. Como cristianos debemos buscar convivir en paz y resolver los conflictos de forma pacífica. Santiago nos está indicando que el cristiano debe ser paciente y saber soportar con paciencia los defectos de los demás, tal como lo indican las obras de misericordia.
Debemos ejercitarnos en el trato afable y cordial con todos. En ofrecer un trato adecuado a todas las personas que se nos acerquen, ya que debemos ser capaces de sufrir por los defectos de los demás, como ellos también sufren por los de nosotros. Es cierto que en la vida encontramos personas que logran incomodarnos e impacientarnos con su forma de ser y de comportarse. Estamos llamados a amarlos y a tratarlos con educación, delicadeza y respeto. El mandamiento fundamental de la Ley es amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a nosotros mismos. El prójimo es uno de los terrenos en dónde la salvación se debate.
En el evangelio, la enseñanza de Jesús hoy se vierte sobre la fidelidad y la indisolubilidad del matrimonio. Uniendo ambas enseñanzas, podemos decir que también en la vida familiar y conyugal hay que tener mucha paciencia para lograr tener una convivencia armoniosa, generadora de amor y de paz. La paciencia y la tolerancia nos abren las puertas para aceptar al otro tal y como es, sin querer cambiarlo ni moldearlo según nuestro criterio. Siempre será más fácil querer cambiar al otro, aceptarlo tal y como es, no siempre es lo más fácil, pero será siempre una tarea placentera y liberadora.

(Guía Mensual)

“Que Dios llene de paz tu casa y te bendiga grandemente, Él que vive y ama por los siglos de los siglos. Amén” ✍

@sabanetaprimero. 829-856-9362 El Whatsapp que te mantiene informado, agrégalo para que te lleguen las noticias al instante o simplemente para hacer noticia un hecho que ocurra en tu sector.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: