Nacionales e internacionales

“El Reino de Dios está en medio de nosotros” (Lc 17, 20-25).

LA PALABRA DIARIA

Jueves, XXXII Semana. Tiempo ordinario

loading...

Color: BLANCO

11 de noviembre de 2021

Memoria Obligatoria: San Martín de Tours, Obispo

Primera lectura: 7, 22-30; 8,1
Lectura del libro de la Sabiduría

La sabiduría es un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, ágil, penetrante, inmaculado, lúcido, invulnerable, amante del bien, agudo, libre, bienhechor, amigo del hombre, amable, firme, seguro, sereno, que todo lo puede y todo lo ve, que penetra en todos los espíritus inteligentes, puros y sutilísimos.
La sabiduría es más ágil que cualquier movimiento y, en virtud de su pureza, lo atraviesa y lo penetra todo. Es efluvio del poder divino y emanación genuina de la gloria del Omnipotente, por eso nada inmundo se le pega. Es reflejo de la luz eterna, espejo nítido de la actividad de Dios e imagen de su bondad.
Siendo una sola, todo lo puede; sin cambiar en nada, renueva el universo; entrando en las almas buenas de cada época, va haciendo amigos de Dios y profetas; pues Dios ama sólo a quien convive con la sabiduría.
Es más bella que el sol y que todas las constelaciones; comparada a la luz del día, sale ganando, pues a éste le releva la noche, mientras que a la sabiduría no le |puede el mal. Alcanza con vigor de extremo a extremo y gobierna el universo con acierto.

Palabra de Dios

Salmo Responsorial: 118, 89.90.91.130.135.175
R/. “Tu palabra, Señor, es eterna.”

Tu Palabra, Señor, es eterna, más estable que el cielo. R/.
Tu fidelidad de generación en generación, igual que fundaste la tierra y permanece. R/.
Por tu mandamiento subsisten hasta hoy, porque todo está a tu servicio. R/.
La explicación de tus palabras ilumina, da inteligencia a los ignorantes. R/.
Haz brillar tu rostro sobre tu siervo, enséñame tus leyes. R/.
Que mi alma viva para alabarte, que tus mandamientos me auxilien. R/.

Evangelio: Lc 17, 20-25
Lectura de santo evangelio según san Lucas

En aquel tiempo, a unos fariseos que le preguntaban cuándo iba a llegar el reino de Dios, Jesús les contestó: «El reino de Dios no vendrá espectacularmente, ni anunciarán que está aquí o está allí; porque miren, el reino de Dios está dentro de ustedes.»
Dijo a sus discípulos: «Llegará un tiempo en que desearán vivir un día con el Hijo del hombre, y no podrán. Si les dicen que está aquí o está allí no se vayan detrás. Como el fulgor del relámpago brilla de un horizonte a otro, así será el Hijo del hombre en su día. Pero antes tiene que padecer mucho y ser reprochado por esta generación.»

Palabra del Señor


“El Reino de Dios está en medio de nosotros” (Lc 17, 20-25)

“Dios ama sólo a quienes conviven con la sabiduría”, nos dice la primera lectura de hoy
La sabiduría nos ayuda a entender y vivir la Palabra de Dios porque “entra en las almas de los buenos de cada generación”. Por eso, una vez más repetimos: “Tu Palabra, Señor, es eterna”.
El Señor nos habla de su Reino ante la pregunta insistente de los fariseos sobre cuándo iba a llegar el Reino de Dios. Hoy nosotros también pudiéramos hacerle la misma pregunta: Señor, ¿cuándo llegará tu Reino?
Es que cuando contemplamos un mundo tan convulsionado que vive en permanente crisis, conflictos, divisiones, exclusiones, desigualdades surge la pregunta: ¿Cuándo llegará el Reino de Dios?
Cuando vemos personas inocentes que pierden la vida a causa de la delincuencia que nos arropa; de nuevo surge la pregunta ¿Cuándo llegará el Reino de Dios?
Cuando nos invade el desánimo, el desconcierto y la desesperanza ante los actos de impunidad, también nos preguntamos ¿Cuándo llegará el Reino de Dios?
Pero Jesús nos dice… ¡Pues está entre ustedes!
El Reino de Dios está en medio de nosotros. Tenemos la posibilidad de empezar a vivir ese reino ya. Sólo basta con asumir los valores del evangelio en nuestras vidas. Basta que seamos justos con la gente y luchemos por la justicia, por hacer desaparecer la pobreza, la necesidad, la discriminación y la exclusión. Basta que seamos instrumentos de paz en medio de los conflictos y la desesperanza, que practiquemos el perdón y el agradecimiento en nuestra familia y con aquellas personas a las que nos cuesta perdonar y agradecer. Vivimos el Reino de Dios cuando somos capaces de hacernos hermanos de todos los que nos rodean y nos solidarizamos con los demás en nuestros compromisos sociales… cuando participamos en la vida y misión de la Iglesia.
El Reino de Dios se manifiesta en nuestras familias cuando somos capaces de darle una nueva oportunidad a aquel esposo(a) infiel, aquel hijo malagradecido, que nos avergonzó involucrándose en las drogas o la hija que salió embarazada fuera del matrimonio.
Construyo el Reino de Dios cuando soy responsable en mi trabajo, llego puntualmente y motivo a otros con mi ejemplo a también hacerlo; cuando vivo y promuevo un ambiente de paz donde quiera que me encuentre. Experimentar el Reino de Dios en mi vida es dejarme impregnar de la sabiduría de Dios y así reflejarla y saber por fe que es un regalo de Dios que Él se lo da al que cree sin vacilar.
Señor, “Haz brillar tu rostro sobre tu siervo, enséñame tus leyes. Que mi alma viva para alabarte, que tus mandamientos me auxilien” para vivir en FAMILIA como tu deseas, y pueda yo, siempre y en todo momento, honrar a mi padre y a mi madre. Que así sea.

(Guía mensual)

“Que Dios llene de paz tu casa y te bendiga grandemente, Él que vive y ama por los siglos de los siglos. Amén” ✍

@sabanetaprimero. 829-856-9362 El Whatsapp que te mantiene informado, agrégalo para que te lleguen las noticias al instante o simplemente para hacer noticia un hecho que ocurra en tu sector.

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: