eventos

Los Artistas siguen desde sus casas animando a su público, Live por doquier

Fefita la Grande en un «live», pero una cooooosa

Ramón Almánzar
Santo Domingo

Desde un rincón de su casa, Fefita la Grande armó este domingo la fiesta en un animado «live» o en vivo como parte de las iniciativas artísticas dominicanas para llevar aliento en estos días de crisis sanitaria por el coronavirus.

«Cintura, cintura, cintura», «Dale mi vieja», «Pero una coooosa» fueron las primeras frases que se leían entre los mensajes que se enviaron por montones a su historia en Instagram. 

Con sus clásicas botas altas y lentes oscuros, Fefita lidió una transmisión entre temas musicales y sus intervenciones habladas para saludar y bromear.

Después del primer tema, empezó una tanda de saludos a sus hijas en Miami, así como a su colega típico Yiovanny Polanco, el salsero Yiyo Sarante, el empresario Vidal Cedeño y a su gente en diferentes pueblos del país.

«Doña dice aquí que el acordeón, que si se le perdió el acordeón», le comenta fuera de cámara su asistente técnico. Y ella salta con su risotada (jajaajaja), prometiendo «coger el acordeón».

En los primeros temas estuvo sin acompañamiento del instrumento símbolo de la música típica, pero en «La Pimienta es la que pica» se lo ciñó a la cintura. Después se lo despegó porque le pesaba.

«Guay» (una de sus expresiones), la «Vieja Fefa»luce con la fortaleza que da saberse sustentada por el cariño de un pueblo que la adora y muchos se lo demuestran en las fiestas y hasta en las funerarias, «que cuando me ven de una vez me piden una foto».

Además de la música, la gente le celebra todas sus ocurrencias y ha llegado a tal confianza que es blanco de constantes bromas sobre su edad, que en realidad es de 75 años, pues nació en un campo de Sabaneta el 18 de septiembre de 1944.

Ya a los siete años, Manuela Josefa Cabrera era una niña prodigio del acordeón, instrumento que convirtió en su símbolo para una larga carrera, aunque en su vida no todo ha sido color de rosas, pues en su etapa inicial de juventud hasta le tocó trabajar como lavandera para mantener a sus seis hijos.

Luego de grabar a mediados de siglo XX su primer LP, «Si quiere venir que venga», antecedido de varios temas populares, puso el pie derecho en el merengue típico y esta «Mujer de fuego» se convirtió en un ícono cultural dominicano.

Los frecuentes memes son también un reflejo de ese embrujo popular que ella mantiene sobre los dominicanos. Cada vez son más atrevidos. No le molestan. Por el contrario, se los goza, lo reiteró durante la transmisión. Ella misma de vez en cuando los comparte en sus redes sociales.

Uno de los momentos más esperados fue a las 7:08 de la noche cuando intepretó la irreverente y pícara «Chiflera», el merengue «que más piden en la tierra», autoría del fenecido Tomás Santana de la Cruz (El General Larguito), uno de los más completos artistas dominicanos, y compositor de más de 80 temas, muchos de ellos muy populares como “El cuento comparón” y “Navidad sin mi madre”.

Otro que no podía faltar, porque identifica su repertorio es «Vamos a hablar inglés». Junto a su acordeón cantaba «El dia que te encuentre bailando otra vez, ay que delante de la gente vamos a hablar inglés».

@sabanetaprimero. 829-856-9362 El Whatsapp que te mantiene informado, agrégalo para que te lleguen las noticias al instante o simplemente para hacer noticia un hecho que ocurra en tu sector.
el mejor arroz

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: